Buscador
Te encuentras en:
CONSEJOS

¿Cómo saber que estamos entrando en hipotermia?, por César Canales

La bajada de la temperatura corporal puede provocar la pérdida de consciencia e incluso la muerte y es uno de los peligros a los que tiene que hacer frente el corredor de montaña, habitualmente provisto de poco material. ¿Cuáles son sus síntomas? Nos lo explica el médico César Canales.

Jueves, 15 de Marzo de 2018 - Actualizado a las 09:40h.

La corredora Angie Rigo, de la Federación Balear, lucha con el frío en los minutos previos a la salida de la carrera. Primera prueba Copa España Carreras por Montaña 2012.
La corredora Angie Rigo, de la Federación Balear, lucha con el frío en los minutos previos a la salida de la carrera. Primera prueba Copa España Carreras por Montaña 2012.

Galería Noticia

  • La corredora Angie Rigo, de la Federación Balear, lucha con el frío en los minutos previos a la salida de la carrera. Primera prueba Copa España Carreras por Montaña 2012. La corredora Angie Rigo, de la Federación Balear, lucha con el frío en los minutos previos a la salida de la carrera. Primera prueba Copa España Carreras por Montaña 2012.

Ponerte otra prenda, primera adaptación

Hace unos años salió el concepto de la hipotermia ligera, aquella en la que la temperatura corporal es normal, entre 35 y 37° C (hay que tener en cuenta que en esfuerzo lo habitual es que se produzca una elevación de la temperatura), pero en la que ya tendremos sensación de frío.

Por ello, la primera respuesta que podemos identificar es el mismo hecho de ponernos otra prenda más. Es un mecanismo inconsciente de adaptación y, si nos saltamos este paso, estamos empezando a meterte en problemas. Eso sí, recordamos que si la piel está caliente, ¡no es una hipotermia!

La secreción de orina

Cuando nos sometemos al frío se produce una vasoconstricción. Se cierran “las tuberías” que mandan sangre a piernas, pies y manos, por lo que el riñón tiene más volumen de sangre para filtrar y genera más orina.

Temblores controlados

Esta contracción muscular puede subir nuestra temperatura en el mejor de los casos 0,5° C. Poco a poco se va intensificando, pero con una hipotermia leve se puede detener voluntariamente.

De hecho, el verdadero peligro empieza cuando ya no somos capaces de temblar. Es entonces cuando empiezan con las alternaciones en el nivel de conciencia, la confusión y la descoordinación.

Reducción de la coordinación fina

Si en montaña se dice que empiezas a sufrir hipotermia cuando no eres capaz de hacer un nudo con los guantes puestos, para los corredores de montaña el ejemplo sería tener dificultades para abrir un gel o desabrocharse una cremallera, tropezarse más de la cuenta y perder soltura en los descensos. Es decir, aunque se puede hablar, caminar o correr, vamos más torpes, las piedras y los árboles se interponen en nuestro camino.

Perdida de interés, actitud negativa, signos de derrota

La reducción de la agilidad suele venir acompañada de la pérdida del interés. Moverse cuesta más y es habitual entrar en una actitud pesimista de pesadez y de dejarse llevar por el cansancio.

Entrando en hipotermia grave

Si hemos obviado los signos anteriores o nuestro cuerpo no reacciona ante las adaptaciones, estaremos pasando al grado I de hipotermia. En este caso, el temblor ya más violento no se puede detener voluntariamente, hay confusión y alteraciones leves del nivel de consciencia sobre todo en el habla, el pulso se ralentiza y continua el empeoramiento de coordinación motora (nos volvemos muy lentos). La conducta irracional puede llevar al hipotérmico incluso a quitarse la ropa.

El verdadero peligro empieza cuando el individuo ya no es capaz de temblar. Es la entrada en la hipotermia grado II y sucesivos, que viene acompañada de una conducta más irracional e incoherente, aunque a veces “se mantenga el tipo”, la piel azulada, la imposibilidad de palpar el pulso radial (en la muñeca) pero sí el carotideo (cuello). A partir de ahí los riesgos vitales son inminentes y nos encontraremos con rigidez muscular, estupor, bradicardia (por debajo de 60 pulsaciones por minuto), bradipnea (reducción de la frecuencia respiratoria) o aparición de arritmias ventriculares malignas.

Icono buscar [No usar]

Búsca tu carrera

Formulario de búsqueda de carreras con filtros por rango de fechas, lugares, palabras clave y tipo de carrera.

Icono más [No usar]

Da de alta tu carrera

Nuevo formulario de alta y búsqueda de carreras: tienes filtros por rango de fechas, por lugares, por palabras clave y tipo de carrera.

+ Noticias

Ver todo Noticias
Cargando comentarios...

Gracias por su comentario

Haz tu comentario

Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es único responsable de sus comentarios.
  • Carreras se reserva el derecho a eliminarlos. 
Escribe tu comentario Número de caracteres (1500/1500)

Comentar sin registrarme

Este usuario ya existe. Prueba con otro.

Usuario disponible

Comprobando usuario...

Código de seguridad

Usuario registrado ¿Olvidaste tu contraseña?

Siguenos en: Twitter | Facebook | Youtube | RSS |


© Ediciones Desnivel SL.,
Work
Calle San Victorino, 8
28025 Madrid -
Tfno.
Work Suscripciones 91 360 22 69 - Centralita 91 360 22 42
© Librería Desnivel,
Work
C/Plaza Matute 6
28012 Madrid -
Tfno.
Work 91 369 42 90
- Abrimos las 24h en www.libreriadesnivel.com